Adiestramiento en positivo: ¿por qué es tan importante?


Es lógico afirmar que, aunque queramos mucho a nuestro compañero de vida, este no puede vivir en familia sin unas normas que favorezcan la convivencia entre los humanos y entre otros animales en el mismo hogar. Por eso, desde el mismo instante en el que el animal llega a casa, hemos de empezar a establecer unas pautas para respetar estas normas, pero siempre prestando atención al bienestar animal. De hecho, el trabajo que supone conseguir que el perron haga sus necesidades en la calle forma parte del proceso de educación y también puede basarse en el adiestramiento en positivo. Premiando al perro cada vez que haga sus cosas fuera, e ignorando cuando las haga dentro de casa, conseguiremos mucho más que reaccionando con gritos o agresividad física.

Los etólogos y la mayoría de los adiestradores caninos coinciden en que esta es la mejor forma de educar a los perros, pues ofrece siempre el máximo respeto y comprensión por el animal y se consiguen unos resultados muy satisfactorios. Nada que ver con algunos métodos que se reproducen en la tele o en los medios y que, además de maltratar en algunas ocasiones al propio animal, no siempre consiguen los resultados esperados.

¿Cómo educar en positivo?

El adiestramiento en positivo es una técnica de refuerzo, en la que el dueño del perro le ofrece un premio, ya sea una chuche, una caricia o un juguete, cuando el animal se ha comportado de manera deseada. De este modo, el perro repite esas acciones para obtener su recompensa.

En el adiestramiento en positivo sí se puede castigar al perro. Es lo que se llama castigo en positivo y, a diferencia de los castigos tradicionales, consiste en retirarle su premio si no se comporta como debiera. Por ejemplo, si tendemos a premiarle con la pelota, un mal comportamiento implicaría no jugar con él. Es el único castigo permitido, pues ayuda a reformar los estímulos positivos vinculados con un buen comportamiento.

¿Por qué es tan importante?

> Porque en todo momento se respeta al animal. El adiestramiento en positivo huye de comportamientos tales como los toques, los collares de pinchos, los golpes, los tirones de correa... Está demostrado que ninguno de estos métodos consigue educar, sino que, además de crear más estrés y ansiedad en el animal, es perjudicial, pues puede reforzar comportamientos negativos.

> Porque fortalece el vínculo entre el perro y su dueño. ¿Y qué significa esto? Que el animal acabará adelantándose y actuará como su dueño espera de él. Ello mejorará la relación que el dueño tenga con el perro y, a la larga, repercutirá en la estabilidad emocional del animal, que crecerá seguro y feliz.

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes