Alano español: un perro muy completo


El Alano Español es un perro propio de la península ibérica, como el Galgo, por ejemplo. Pero, a diferencia de este, es quizá menos conocido. Fuera de nuestro país lo conocen como Spanish Bulldog y está asociado desde antaño al mundo rural, de la ganadería y la caza, aunque en los últimos años, como otras razas caninas, se ha incluido como animal de compañía por sus cualidades y su carácter protector y cariñoso.

Características físicas del Alano Español

El Alano es un perro grande y fuerte, de constitución robusta. Los machos llegan a medir entre 58 y 63 centímetros y suelen pesar entre 30 y 40 kilogramos. Las hembras son algo más pequeñas, pero no demasiado. Su altura oscila entre 55 y 60 centímetros y su peso está comprendido entre 25 y 35 kilogramos.

Quizá lo que más destaque de su aspecto es la cabeza, cuadrada, y su hocico, corto y ancho. Tiene la cola gruesa en su inicio y fina en la punta. En cuanto a su pelaje, es corto y de color marrón atigrado, con tonalidades negras, rojizas o grises; otra característica más de esta raza.


Por último, es menester destacar las orejas, separadas y grandes que, para que no se plieguen sobre la cara, tienden a cortarse en la base cuando son pequeños. Así, el aspecto suele ser el de unas orejas redondeadas y en punta. Pero no siempre se recortan; por eso hay ejemplares que las tienen plegadas y le tapan parte de la cara.

Carácter y cuidados

Como característico perro de presa, suele ser un buen perro guardián y protector, aunque algo dominante. Sin embargo, puede socializar y convivir perfectamente con otros perros, es noble, fiel y muy inteligente, por lo que adiestrarlo suele ser bastante sencillo.

Bien entrenado, es un buen perro de familia, pues suele ser obediente y equilibrado. También destaca por su carácter juguetón y cariñoso con los más pequeños. Y, lejos de lo que se cree, es un perro muy tranquilo y silencioso.

Por lo que respecta a su cuidado, el hecho de que tenga el pelo corto es una ventaja, pues no suelta mucho pelo, así que con un cepillado cada cinco o seis días es suficiente para que no encontremos demasiados pelos en casa.

Por su carácter, es imprescindible sacarlo varias veces al día y dar largos paseos. Para que el perro se muestre equilibrado es necesario que haga actividad y que se marquen de manera clara y desde el principio unas pautas de educación y convivencia.

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes