El Grooming en el Bulldog Inglés


El Grooming es la técnica que todo dueño responsable debe ejercer sobre su Bulldog Inglés para conservarlo en perfectas condiciones de salud e higiene, pero también es el formidable arte de acicalar y/o arreglar a nuestro Bulldog con una presencia morfológica lo más acorde posible a su estándar racial. Para este fin se busca realzar las mejores cualidades o rasgos de nuestro ejemplar (sin caer en la exageración), pero también enmascarar algunas de sus carencias o defectos (mediante el uso de cosmética canina).

El Grooming, opuestamente de lo que considera mucha gente, no es una ciencia exclusiva del circuito profesional (Competición de Belleza Canina), aunque bien es cierto que el Grooming profesional o de élite difiere en algunos aspectos del Grooming habitual que todos debemos procurar a nuestras mascotas, ya que como es lógico el aspecto más estético en busca del tan ansiado estándar racial carece de sentido en un animal de compañía.


La constancia en esta materia nos recompensará con un ejemplar mucho más sano y majestuoso, pero también veremos estrechamente fortalecidos los importantes lazos existentes entre todo animal y su dueño (e incluso Handler), sin olvidarnos en ningún momento de la disciplina, pues el Grooming es un excelente ejercicio de obediencia y sumisión que unido a todo lo anterior nos permitirá incorporar a las palabras “sano y bello”, la necesaria palabra “equilibrado”.


La edad más propicia o recomendable para iniciarse en las rutinas del “Grooming básico” es a partir del segundo día de llegar el cachorro a nuestro hogar (siempre es conveniente dejar el primer día de tregua para una mejor adaptación al nuevo entorno), debiendo hacer del acicalado un juego divertido y relajante para nuestro cachorro, ya que con ello contribuiremos a una mejor y más rápida adaptación por su parte con los nuevos hábitos higiénicos sanitarios.

Si practicamos con firmeza, ternura y conciencia todo el proceso, nuestro animal podrá disfrutar de un placentero y estimulante momento de relax, cariños y atenciones, algo que sin lugar a dudas facilitará mucho nuestra labor, y que deberemos reforzar durante todo el proceso felicitándolo por su buen comportamiento ofreciéndole algún premio o acariciándolo mientras le decimos con tono alegre “muy bien, muy bien”, esto ayudará a nuestra mascota a comprender lo que esperamos de ella durante el proceso del Grooming (paciencia y que permanezca lo más estática posible).

Etapas del Grooming

-Cepillado Previo al baño: Este cepillado está destinado a retirar todo el vello muerto de nuestro animal antes del baño. Particularmente recomiendo efectuar esta operación con un cepillo del Tipo “FURminator” ya que de forma sencilla y placentera para nuestro animal lograremos retirar todo su vello muerto. Hay que tener muy presente que este tipo de herramienta únicamente debe usarse en el manto totalmente seco (riesgo de lesiones), al igual que la conveniencia de conocer que este tipo de cepillos no es apto para todos los mantos, por lo que en perros con piel muy sensible, no es recomendable su uso y deberían optar para este fin por un cepillo menos agresivo con la piel como lo son las manoplas o cepillos de goma.


-Aprovecharemos el cepillado previo al baño, para revisar meticulosamente toda la piel de nuestro Bulldog asegurandonos que está libre de lesiones (heridas, alergias…etc) y de parásitos externos tales como garrapatas, pulgas o los diferentes ácaros que pueden afectar a nuestro Bulldog.


-Revisión general: Comprobamos pormenorizadamente el estado general del Perro (ojos, oídos, pies, rabo…etc).


-Vaciado glándulas perineales: Estas glándulas (bolsas) se encuentran en el interior del ano del perro y su finalidad es retener el excremento en su paso por el intestino por lo que pueden acumularse en ellas restos de excrementos de olor muy fuerte. Su limpieza debería ser como mínimo con la frecuencia de cada baño evitando esto los malos olores en el perro, pero sobre todo el riesgo de infección por saturación de las mismas.


-El baño: Utilizaremos productos específicos (champús) para la raza, tipo de manto y colores del mismo (existen en el mercado gran cantidad de champús resaltadores de colores, siendo preferible para el especial manto del Bulldog Inglés usar champús ricos en proteínas). Es altamente recomendable usar tapones de algodón y cera para los oídos de nuestra mascota durante el baño, dado que esto evitará riesgos de otitis por la introducción de agua en el oído. Para masajear el champú y extenderlo por todo el cuerpo, podemos usar cepillos específicos de baño o nuestras propias manos (preferible ya que notaremos por la frotación si el perro tiene algún bulto o extrañeza).


-Es imprescindible aclarar a conciencia a nuestro Bulldog, cualquier resto de champú que se quedara en el manto o entre sus arrugas, podría terminar produciendo algún tipo problema dérmico.


-Secado: Es esencial tras el baño secar bien a nuestra mascota, esto evitara el riesgo de resfriados o de problemas en la piel ocasionados por la humedad, tendremos especialmente cuidado con las arrugas y los pliegues.


-Cepillado y acondicionado: Tras el secado aplicaremos acondicionador masajeando todo el cuerpo de nuestra mascota (usaremos preferiblemente un acondicionador rico en proteínas) y después procederemos a un relajante cepillado con un cepillo de goma que dará mayor lustre y brillo al manto.


-Corte de pelo: Nuestra raza no precisa de cortes de pelo, aunque antes de una exposición, algunos expositores suelen repasar aquellas zonas en las que no es deseable pelo tan largo (belfos, cuartos traseros…etc), hay que señalar que el corte es mínimo y se limita a igualar el tamaño de los pelos cortando los que son excesivamente largos.


-Limpiezas de oídos: Es primordial tener perfectamente limpios los oídos del perro, para ello usaremos un limpiador ótico aplicando unas gotas del producto en el interior del oído y masajeando durante unos segundos la oreja para asegurarnos de la correcta aplicación del citado producto, y a continuación extraeremos todos los restos de cerumen y/o pelo muerto del interior dejando el conducto totalmente limpio y seco. Usaremos una gasa diferente en cada oreja, de esta forma evitamos pasar una posible afección de un oído al otro (ácaros…).


-Control y limpieza de ojos: Limpiaremos los ojos con suero fisiológico y una gasita asegurándonos de usar igualmente que en los oídos una gasa diferente en cada ojo lo que evitara el contagio de una afección de un ojo al otro (conjuntivitis…).


-Lagrimales: Limpiaremos el recorrido de la lágrima con una gasa y antiséptico (clorhexidina o Betadine jabonoso) y a continuación secaremos a conciencia. Seguidamente podemos emplear una crema con base de óxido de zinc y ácido bórico (muestela o similar) con cuidado de no introducirla en el ojo de nuestra mascota (aplicar con un algodón o gasa), esto ayudará a que la piel traspire y a que la lagrima deslice por el pelo sin oxidarlo. Hay quien en lugar de este tipo de cremas emplea ácido bórico aplicado con un algodón o preparados de agua oxigenada con leche de magnesia y maicena. Cualquier sistema que mantenga el lagrimal limpio y seco dejando traspirar la piel será válido.


-Trufa: Hidrataremos a conciencia la trufa de nuestro Bulldog con vaselina aplicándola con un algodón o gasa, esto evitará que se cuartee. La hidratación no atiende únicamente a un aspecto estético, resulta vital para la salud de nuestro ejemplar.


-Pedicura con corte de uñas: Recortaremos los bordes de las uñas de tal forma que estas queden en la misma línea de la huella evitando así que los dedos sufran deformaciones y el perro plante mal o con dolor al caminar, esto es vital por salud, pero también lo es en la competición dado que el movimiento del Bulldog Inglés es una cualid