Frutas y verduras tóxicas para tu perro


Aunque a priori no parezca peligroso, lo cierto es que no todos los alimentos son sanos para la dieta del perro. Y ello incluye a algunas frutas y verduras, que, por muy sanas que nos parezcan, pueden resultar tóxicas para el animal.

Por esta razón, tanto si queremos incorporar vegetales a su dieta como darle de vez en cuando parte de nuestra comida, hemos de tener en cuenta qué frutas y verduras están completamente prohibidas para el perro. He aquí una lista de las más tóxicas.

Aguacate Es, posiblemente, el vegetal más peligroso para el cánido debido a su alto contenido en persina, que puede ocasionar vómitos y diarreas. En los casos más graves puede derivar en una pancreatitis. Por tanto, mantén a tu perro alejado de este alimento.

Uvas Está prohibido que el animal las consuma tanto frescas como secas (pasas). Se trata de un alimento que resulta peligroso por varios motivos: en primer lugar, las pepitas o huesos contienen cianuro, que es sumamente tóxico para el perro. En segundo lugar, la carne afecta a los riñones, por lo que el consumo de uvas o pasas puede provocar insuficiencia renal.

Setas Si le damos al animal, o este muerde, alguna seta que hayamos cogido o que haya visto en el campo, corremos el riesgo de que sea tóxica y le ocasione un fallo orgánico que acabe con su vida. Sucede lo mismo con los humanos, aunque en nuestro caso, no siempre una seta tóxica acaba en muerte. Por tanto, no deben darse como alimento hongos que se hayan recogido en el campo, por mucho que tengamos conocimientos sobre el tema. Del mismo modo, habrá que prestar atención durante los paseos para que no muerda ninguna seta, algo que resultaría fatal para su salud.

Patatas Las patatas crudas son otro alimento prohibido para los cánidos. Si se las damos sin cocinar corremos el riesgo de que la solanina que contienen les ocasione convulsiones, vómitos y hasta complicaciones coronarias. Tampoco es aconsejable para el consumo humano. Por tanto, igual que en nuestro caso, podemos eliminar la toxicidad de estos tubérculos cociendo o friendo las patatas, pues de este modo acabamos con la solanina.

Recuerda consultar siempre con el veterinario la inclusión de comida casera o de alimentos propios de nuestra dieta en la alimentación de nuestra mascota. Este profesional nos recomendará aquellos más recomendables para el animal y nos informará de los riesgos específicos en el caso de nuestro perro.

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes