Los perros con jardín en casa, ¿necesitan salir a pasear?


Y aunque pueda parecer algo absurdo, pues en el jardín el perro dispone de espacio para olfatear, correr y hacer sus necesidades, los paseos son indispensables para el buen equilibrio mental del animal; amén de que refuerzan el vínculo entre el dueño y su compañero perruno.

Por tanto, pese a que presumamos de un terreno de extensión considerable, una finca con muchas hectáreas para correr, los perros sí necesitan salir a pasear. ¿Por qué? Aquí te lo contamos:

Socializan con otros animales

Da igual que tengamos varios perros en casa, e incluso otros animales, como gatos. Cuando pasan muchas horas juntos, necesitan socializar con otros que solo vean de vez en cuando. Ello es necesario para que aprendan a relacionarse con animales ajenos a su manada, porque los que viven con él son parte de su manada, y a comportarse para aprender a controlar sus miedos y otras emociones que muchas veces acompañan a estos animales. Tienen que aprender a jugar con otros de su especie y a respetar espacios. Y, por supuesto, necesitan pasear lejos del entorno que ya conocen.

Reconocen otros espacios

Los perros son animales olfativos que requieren oler para reconocer aquello que los rodea e identificar a otros seres. Salir a pasear les da la oportunidad de identificar olores nuevos, inspeccionar espacios, retozarse en otras superficies que el césped o la tierra de tu jardín. Pero no solo eso. Los perros se cansan si mentalmente están agotados. Es decir, nuestro compañero puede jugar y hartarse de correr por el jardín, y estará cansado físicamente, pero ello le dudará solo un rato y no lo dejará calmado ni tranquilo. Eso lo van a conseguir olfateando. Para ellos, reconocer nuevos olores, identificarlos y olisquear por zonas distintas a la habitual les supone mucho esfuerzo mental. Y ello significa que a la vuelta tendremos un perro más tranquilo y calmado. Todos sabemos la importancia de la estabilidad mental en los animales. Lo contrario conlleva perros agresivos, violentos y nerviosos. Por tanto, salir favorece su equilibrio emocional.

Refuerzan el vínculo

Sí, porque si lo dejamos solo en el jardín, aunque juguemos y tratemos de adiestrarlo para que responda a la llamada, no forjaremos ese vínculo que solo dando largos paseos se forma entre el paseador y su amigo.

Vencen sus miedos

Para los perros traumatizados o con muchos miedos, los paseos son la mejor forma de superar sus limitaciones, enfrentarse a situaciones que en el pasado resultaron duras para ellos y vencer los miedos que hayan podido desarrollar.

Como ves, todos son ventajas, así que tener jardín no es justificación para no salir a pasear con tu perro.

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes