Thai Ridgeback Dog o perro crestado tailandés


El Thai ridgeback Dog es una antigua raza autoctona thailandesa. Aunque fuera del país asiático no es un perro muy conocido, si lo comparamos con otras razas procedentes de Oriente, como el akita inu, el pekinés o el chow chow. Diversa documentación señala que este animal ya se empleaba para cazar jabalíes y proteger a los dueños cuando viajaban o en sus hogares desde, al menos, el siglo XVII, si no antes. Se trata de un perro robusto y fuerte, también muy saludable (no se le conocen enfermedades genéticas específicas).

Estas son algunas de las razones por las que desde hace tan solo algunos años comencemos a ver al Thai ridgeback como animal de compañía en hogares de Occidente, en España ya tenemos algunos criadores de la raza. Precisamente, por ese carácter protector y guardián, el Thai ridgeback Dog crea un apego especial con sus dueños y tambien con los niños, y por su personalidad amable y cariñosa, se están convirtiendo en una excelente mascota, ideal para vivir en familia.

Aspecto físico

Físicamente, se trata de un perro de pelo muy corto, con tacto de melocotón, muy fácil de mantener aseado. Como apenas desprende pelo, es también muy adecuado para las personas alérgicas. Otro aspecto a destacar es la famosa cresta que recorre su lomo y que le da nombre a la raza. Además de esta singularidad, de esa cresta que delinea su columna vertebral, resulta llamativa la apariencia de sus orejas, triangulares, grandes y levantadas, así como su hocico alargado que simula una cuña y el color de la lengua, que suele presentar una mancha de color negro o azul. En ocasiones, la mancha ocupa toda la lengua, razón por la cual esta se torna completamente negra o azul.

En cuanto a su tamaño, se trata de un animal mediano, que puede medir entre 55 cm y 60 cm, 50 cm y 55 cm en el caso de las hembras, y puede pesar entre 23 y 35 kg.

Instinto protector y caracter tranquilo

Como ya hemos apuntado, es un perro con un instinto protector muy desarrollado, por lo que es perfecto como perro guardián. Pese a ello y a sus dotes como cazador, es un cánido con un carácter tranquilo para convivir en el seno de un hogar, pero, a su vez, muy activo. De este modo, debe hacer ejercicio diario para quemar ese vigor y energía que lo caracteriza, también es muy apropiado para discuplinas más deportivas como el Agility. Por normal general, son perros obedientes y dóciles, lo que no quita que saquen su vena dominante y sean algo "cabezotas" a la hora de recibir órdenes. Por ello, hay que ser perseverantes y pacientes y actuar con firmeza para poder educar a los ejemplares más pequeños.

Entradas destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Entradas recientes